SELMA LAGERLÖF. LA PRIMERA ESCRITORA QUE GANÓ EL PREMIO NOBEL DE LITERATURA

22 de marzo de 2015


Selma Lagerlöf con 23 años
Hace unas semanas hablaba de lo mucho que me había sorprendido la actitud de ciertos periódicos (y la mía propia) a la hora de establecer cuales habían sido los mejores libros de 2014. Este hecho me ha permitido tomar conciencia de que las cosas no funcionan como deberían y que hay infinidad de escritoras escondidas o solapadas, que no existe igualdad entre la forma en que escritores y escritoras son tratados por la industria y crítica. No voy a lograr solucionar ese problema con mis escritos (tampoco aspiro a ello), pero me pareció una buena (y entretenida) forma de solucionar algunos olvidos, realizar una serie de entradas que recogiese las biografías de las trece ganadoras de los premios Nobel de Literatura. 
Por esa razón hoy comienzo la lista por la primera ganadora del Premio Nobel de Literatura : Selma Lagerlöf, que ganó ese premio en 1909.

PADRES DE NOVELA

15 de marzo de 2015

Mi padre y yo hace unos años.. 41 para ser sinceros
Se acerca el día del padre y este año no voy a sugeriros regalos, bastantes sugerencias hice para el día de los enamorados . Este año, tal y como hice el pasado con las madres voy a hablar de padres, o para expresarme mejor de personajes que ponen de manifiesto su condición de padres en las novelas. No son tantos como me habría gustado traer, y es que me ha resultado difícil encontrar protagonistas que sostuvieran esta condición (tal vez no busqué lo suficiente), pero me quedo con la sensación de que a los protagonistas masculinos les cuesta ejercer como padres. A parte de eso creo que cualquiera de los libros que os recomiendo , es una buena idea para regalar el día del padre, todos tienen una gran calidad. 

MI HERMANA

8 de marzo de 2015





Mi hermana es hermosa,
si yo tuviera esa hermana.
Es una persona con la que se puede hablar, que escucha,
si existiera.
Mi hermana está todo el día a mi lado,
pienso con dolor mientras os miro jugar,
jugar, reír y discutir hasta por lo más absurdo.
Y siento que estoy sola
Mi hermana, esa, la que no existe, me comprende y me escucha
aunque discutamos, aunque no estemos de acuerdo.
Os miro y quiero que sea así
juntas,
que, al menos, estéis unidas
que haya un lazo fuerte y amoroso
que os una a través del tiempo.
Mi hermana se disuelve en la nada
pero vosotras sois carne,
carne, amor y huesos.
Carne que crece cada día, ojos que miran,
curiosidad que no se llena.
Mi hermana es un amor,
es los ojos en los que mirarme.
Es una pena que nunca llegase a existir,
que nunca haya tenido que discutir con nadie por una muñeca,
por cómo seguir tal o cual juego,
por si un chico nos conviene o no,
Mi hermana es preciosa en su inexistencia
y vosotras sois afortunadas, y no lo sabéis.



LOS MEJORES LIBROS DE 2014... ¿NO HAY MUJERES?

1 de marzo de 2015


A finales del año pasado escribí una entrada sobre los libros que más me habían gustado en el año 2014. No son novedades, me centré en lo que había leído, poco más. No quise hacerla muy extensa y me límite a cinco títulos. Días después tuve la ocasión de leer dos artículos uno en el País y otro en ABC donde trataban los que, según sus críticos, eran los mejores libros (y los peores en el caso de ABC) del año pasado.

LA PIEDRA

22 de febrero de 2015

Foto extraída de photo pin


Llevo una piedra en el bolsillo izquierdo del abrigo, una piedra. Me la diste tú y por eso la guardo. Bajabas sonriendo las escaleras del porche del colegio. Dijiste que la habías encontrado en el recreo, y que era para mí. Seguro que no te acuerdas.
Tiene forma alargada, redonda en los extremos, suave. A veces me parece un dedo un poco aplastado. Un dedo, me digo mientras la acaricio con suavidad y le doy vueltas, sin mirarla.
Tu padre me dijo el otro día: llevas una piedra en el bolsillo.
Lo sé,  contesté.
Cuando tengo miedo, estoy triste o simplemente  me apetece, meto la mano en el bolsillo y acaricio la piedra. Entonces me acuerdo de ti, de tu hermana y parece que el miedo, la tristeza desaparecen, al menos, por un rato.
Cuando llegue la primavera buscaré otro bolsillo en una prenda más fina, o tal vez no, puede que la deje ahí, para encontrarla el otoño o el invierno que viene. No sé. Depende que  que encuentres otra piedra para mí, un botón o una pluma, ya sabes que me gustan.
De momento llevo una piedra en el bolsillo izquierdo del bolsillo, una que me impulsa a volar. No me siento sola.
Una piedra para derribar muros y abrirse a la luz, una piedra para construir puentes en los momentos complicados.
No sé que podría regalarte para igualar su valor.

Gracias P.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Proudly designed by | mlekoshi Playground |